cripto-contador.com

color_con_negro@2x

12 Países que no cobran impuestos a las Criptomonedas en 2023

Resulta que existen bastantes países en los que puedes vivir sin pagar impuestos sobre tus beneficios en cripto, y hoy he querido actualizar la información para que sepas cuáles son los destinos más interesantes en 2022.

Vivir sin fronteras y sin impuestos es sin duda el deseo de muchos. Tanto si ya eres un Turista Perpetuo como si aún resides en tu país de fuerte presión fiscal pero tienes un trabajo que te permite viajar por el mundo, seguro que te has preguntado alguna vez cómo hacer para pagar menos impuestos.

Si esta pregunta te es familiar, ten por seguro que la respuesta es sí, es posible pagar menos impuestos, especialmente para quienes operan en uno de los mercados más novedosos de la actualidad: las criptodivisas.

Al ser un tipo de activo bastante joven —el Bitcoin (BTC) nació en 2009—, las criptodivisas han registrado una fuerte revalorización en los últimos años. Por ello, muchos inversores han conseguido verdaderas fortunas y han alcanzado la independencia financiera.

Al mismo tiempo, los gobiernos comenzaron a seguir este movimiento y, como era de esperar, exigieron su pedacito del pastel. Cada vez más países han aprobado leyes e impuestos sobre las ganancias de quienes trabajan en este mercado, y eso claramente es algo a tener en cuenta.

Por otro lado, no tienes por qué quedarte en un país de esos, si ves que hay otros en los que podrías vivir igualmente bien, quizás sea hora de pensar en mudarte. Desde luego, las criptomonedas no están atadas a ningún país particular y podrás llevártelas sin problema.

Existen diversas estrategias para no pagar impuestos sobre los beneficios cripto. Aunque sabemos muy bien que muchos inversores, precisamente en el mundo cripto, prefieren no declarar sus bienes, lo cierto es que ese camino no siempre es el mejor, especialmente para quienes operan a través de exchanges y luego quiere usar dinero fiat. Al fin y al cabo, la mayoría de estas plataformas llevan a cabo procesos de verificación de identidad (KYC y AML) que requieren datos de sus clientes.

Los gobiernos pueden identificar ciertas transacciones con criptodivisas y, si pretendes gastarlas en un futuro sin haberlas declarado antes, puedes acabar teniendo problemas con las autoridades fiscales.

Por suerte, existen varios países alrededor del mundo que han decidido acoger las criptodivisas con la mente abierta, con una legislación más favorable que las exime de impuestos. De hecho, muchos de estos países tienen impuestos cero para ciertas transacciones de criptodivisas.

Legalidad y zonas grises

En primer lugar, si quieres vivir sin impuestos operando con criptomonedas, debes saber que existen muchas opciones en países con sistemas fiscales que permiten vivir sin impuestos en general. Pero,no todos estos países ven con buenos ojos las criptodivisas.

En varias naciones del sudeste asiático, e incluso en América, es posible vivir sin impuestos si tus ingresos provienen del extranjero, pero las criptodivisas carecen de estatus legal.

Un ejemplo de esta contradicción lo encontramos en Uruguay: este país cuenta con uno de los sistemas fiscales más interesantes de Latinoamérica y exime de impuestos los ingresos provenientes del extranjero. Sin embargo, las criptomonedas carecen de regulación específica en la legislación uruguaya. Si intentaras abrir una cuenta bancaria en el país y declararas que te dedicas al trading de Bitcoin, por ejemplo, es muy probable que el gestor se lo piense dos veces antes de aceptarte como cliente.

Por tanto, si quieres ir a un país con menos impuestos, es importante que te documentes sobre la situación legal de las criptodivisas en cada destino que barajes. Todos los países de esta lista consideran las criptodivisas como medios legales y, por tanto, te garantizan una mayor protección como residente.

Ganancias de capital con criptodivisas

Antes de continuar, es interesante aclarar la diferencia entre los tipos de impuestos que gravan las criptodivisas y los activos digitales. A diferencia de lo que ocurre con las acciones en bolsa, las criptodivisas no constituyen participaciones en ninguna empresa que elabore productos u ofrezca servicios.

Por eso, lo que se grava cuando tienes cripto es la ganancia de capital, es decir, el beneficio que se produce en la compraventa de divisas.

Por ejemplo, imagina que pagas 10 000 dólares en unas fracciones de Bitcoin y te las quedas, sin hacer más compras. Un mes después, esa misma fracción vale 13 000 dólares: se ha revalorizado un 30 %. En ese momento decides vender todas tus fracciones de Bitcoin y embolsarte el beneficio. Este beneficio, según la legislación de tu país, se gravará como ganancia de capital.

También puedes tener que pagar impuestos sobre los ingresos procedentes de actividades con criptodivisas, como trabajos u otro tipo de actividades que no impliquen ganancias de capital.

En este grupo podrían entrar actividades como el staking de criptodivisas. El Stacking se refiere a dejar parte de tus criptodivisas bloqueadas en la blockchain y, como consecuencia, recibir criptodivisas por validar operaciones. En otras palabras, el stacking funciona como una forma de ingreso pasivo con criptodivisas y, por tanto, puede gravarse con el impuesto a la renta (ten en cuenta que hay países que consideran el staking una forma de rendimiento de capital mobiliario y otros en los que se va al IRPF). Podríamos decir que el stacking es una forma de hacer trabajar tu cripto por ti y recibir dinero por ello.

Operaciones como el Proof of Work (PoW), los protocolos de financiación descentralizada (DeFi) en general y los pagos en criptodivisas por servicios prestados van al impuesto sobre la renta (IRPF) en la mayoría de los casos.

Es decir, existen ingresos cripto que tributan como ganancias de capital (compra venta de criptomonedas) y otros que tributan en el IRPF (el resto).

Explicando diferentes sistemas de tributación aplicados a la criptomoneda

Los modelos de tributación pueden variar según la legislación de cada país, vamos a observar cómo funciona en diferentes casos.

En el caso los países con tributación territorial, donde solo los ingresos obtenidos dentro del país están sujetos a impuestos, es relativamente sencillo tener ingresos cripto y no pagar impuestos por ellos.

Por ejemplo, si se realizan operaciones de stacking y DeFi y se convierten las ganancias en moneda fiduciaria desde un broker ubicado en el extranjero, dichas ganancias se mantendrán libres de impuestos —en la mayoría de los casos—.

Por supuesto, también es posible no pagar impuestos sobre tu cripto si vives en un país sin impuestos directos. La única pega es que, en muchos casos, se trata de países más caros, aislados o de difícil acceso para los inmigrantes, lo que vuelve inviable la emigración para muchos.

Además de los países territoriales y sin impuestos directos, el caso más común es el de los países que ofrecen exenciones fiscales para las ganancias de capital por compra-venta de cripto, pero no para los demás ingresos cripto.

Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta la distinción entre inversor y trader profesional. Hay muchos países en los que los beneficios por inversión en cripto a medio y largo plazo no tributan, pero que sí tributan si se consideran actividad profesional. La definición de actividad profesional varía de un país a otro, por lo que debes mantenerte atento a la legislación local.

Por último, tenemos los países que no se preocupan por si eres trader profesional o no y en los que las ganancias de capital no tributan de ninguna manera. Cualquier ganancia de capital con criptomonedas está libre de impuestos en ese tipo de jurisdicciones.

Y ahora ya estás listo para explorar algunos de los países en los que es posible vivir de las criptomonedas sin impuestos en todos estos escenarios.

Suiza

Suiza es, en muchos sentidos, uno de los países más libres del mundo, y también el más acogedor para el uso de criptodivisas. Al menos dos regiones (Zug y la ciudad de Lugano) tienen una excelente estructura fiscal para este fin.

De hecho, la ciudad de Lugano convirtió el Bitcoin en moneda de curso legal en marzo de este año. Al ser moneda, tanto el uso como las ganancias de Bitcoin están exentos de impuestos en dicha ciudad.

En todos los demás casos, Suiza tiene una gran autonomía interna: recauda impuestos a nivel federal, cantonal y municipal.

En agosto de 2019, la administración fiscal federal publicó un documento de trabajo relacionado con el tratamiento fiscal de las criptodivisas y los activos digitales basados en la tecnología blockchain en Suiza.

En general, los particulares no pagan por ganancias de capital ni impuestos sobre la renta en la mayoría de las transacciones con criptomonedas a nivel federal, pero las cargas fiscales a nivel cantonal varían de un cantón a otro.

Al igual que en Hong Kong, Suiza distingue entre inversores ocasionales y traders profesionales. Si un particular se califica como inversor profesional o trader, también se le aplica el régimen progresivo del impuesto sobre la renta a nivel federal.

Portugal

Portugal está considerado un paraíso fiscal en lo que respecta a las criptodivisas. La legislación financiera portuguesa no tiene normas específicas sobre las criptodivisas, sino que una consulta vinculante de la autoridad fiscal portuguesa determina qué ganancias de las criptodivisas están exentas de impuestos.

Por ello, Portugal no cobra ningún tipo de impuesto sobre las ganancias de capital en las transacciones de criptodivisas, siempre que los ingresos no provengan de una actividad profesional. El país no grava determinados tipos de ingresos procedentes del extranjero, siempre que el residente esté dentro del régimen NHR y cumpla determinadas condiciones, lo que supone otra ventaja para quienes se instalen allí.

Por último, también está la isla de Madeira, una región vinculada administrativamente a Portugal y con un régimen fiscal muy competitivo. El presidente del gobierno de Madeira, Miguel Alburquerque, declaró recientemente que los residentes de la isla no tendrán que pagar el impuesto sobre la renta por la compra y venta de Bitcoin.

Singapur

Singapur es uno de los destinos con mayor riqueza y calidad de vida del mundo, así como uno de los mejores paraísos fiscales para quienes se dedican al trading con criptodivisas y acciones.

En Singapur no existe el impuesto sobre las ganancias de capital en ninguna circunstancia, por lo que ni los individuos ni las empresas del ámbito de las criptodivisas con sede en el extranjero quedan sujetas a impuestos.

Sin embargo, las empresas con sede en Singapur sí están sujetas al impuesto de sociedades si su actividad principal es el comercio de criptodivisas, así como si aceptan criptodivisas como forma de pago.

El Salvador

Esta pequeña nación situada en América Central fue el primer país del mundo en adoptar el Bitcoin como moneda oficial. La criptomoneda se une al dólar estadounidense, que ha sido la moneda oficial del país desde que la anterior, el colón, colapsara en 2001.

Gracias a este estatus de moneda de curso legal, el uso de Bitcoins en El Salvador está completamente exento de impuestos. No hay ningún impuesto sobre las ganancias de capital si se utilizan criptomonedas para comprar bienes y servicios en el país.

Además, existe un proyecto para la construcción de una ciudad enteramente dedicada a las empresas y a los entusiastas del Bitcoin. La llamada Ciudad Bitcoin tendrá una exención total de los siguientes impuestos:

  • impuesto sobre la renta;
  • impuestos sobre las ganancias de capital;
  • impuestos sobre la propiedad;
  • impuestos en la nómina e
  • impuestos municipales.

Tan solo se aplicará un IVA del 20 %, pero no afectará directamente a las criptomonedas.

Panamá

Sin banco central, con un sistema fiscal atractivo y con el dólar como moneda oficial, Panamá es un refugio seguro en medio de la inestabilidad que asola Centroamérica. Por si fuera poco, la legislación panameña ha legalizado el uso de criptomonedas.

En primer lugar, obtener la residencia en Panamá es bastante fácil: solo necesitas pasar un mínimo de un día en el país cada dos años, por lo que puedes hacer de Panamá tu hogar sin necesidad de vivir en el país la mayor parte del año.

En segundo lugar, el país adopta el sistema tributario territorial, por lo que solo grava los ingresos procedentes de Panamá. En otras palabras, si eres dueño de un negocio y tus ingresos provienen del extranjero, no sufrirás carga fiscal alguna.

Con respecto a la conversión de criptomoneda a moneda fiduciaria, también es posible eludir el pago de impuestos: tanto si el bróker con el que operas tiene su sede en el extranjero como si utilizas una empresa offshore y recibes los dividendos del extranjero, los ingresos se mantendrían libres de impuestos.

Malasia

El sudeste asiático se ha convertido en un bastión para los nómadas digitales, y entre los destinos más populares se encuentran Bangkok, Chiang Mai y Malasia. Esta última presenta una de las mejores y más asequibles estructuras offshore.

En lo referente a las criptodivisas, Malasia no tiene una regulación específica al respecto. Las criptodivisas no son consideradas divisas ni activos por el banco central del país (BNM).

Por ello, las ganancias de las transacciones de criptodivisas realizadas por inversores particulares no están sujetas a impuestos. Sí que lo están, sin embargo, las ganancias derivadas de las operaciones de trading, cuyos impuestos pueden alcanzar el 28 %.

El BMF sostiene que «los individuos que poseen divisas extranjeras y obtienen ganancias por la conversión o el uso de dichas divisas no están sujetos a impuestos, pues actúan con fines personales sin intención de comerciar. Sin embargo, los individuos que comercien frecuentemente con divisas serán gravados como ingresos comerciales».

Sin embargo, si resides en Malasia, podrías evitar este impuesto al poseer una sociedad offshore que te permita distribuir los beneficios de tus operaciones a través de dividendos.

Rumanía

Si eres autónomo o propietario de una pequeña empresa, te alegrará saber que Rumanía no solo es el país con el mejor régimen para microempresas de la UE, sino que también es muy atractivo para quienes trabajan con criptodivisas.

El país exime de impuestos las transacciones entre criptodivisas, como la compra de Bitcoin con pago en Ether, por ejemplo. Si quieres convertir tus criptomonedas en moneda fiduciaria, se aplica un impuesto del 10 % sobre las ganancias de capital. Los ingresos obtenidos de las criptodivisas también están gravados al 10 % a nivel personal, pero pueden reducirse al 6 % si trabajas a través de una sociedad rumana. Esto se debe a que en Rumanía puedes acogerte al régimen de pequeñas empresas hasta 1 millón de euros de facturación y, si tienes un empleado a tiempo completo, pagarías un 1% sobre los ingresos (3% si no tienes empleado). A este 1% tienes que sumarle luego la retención sobre dividendos del 5%, de forma que la carga total se queda en un 6% (o un 8% sin empleado).

Costa Rica

Tiene unos paisajes impresionantes y ofrece una excelente calidad de vida, acceso a dos océanos y varias ventajas fiscales de lo más interesantes. La residencia en Costa Rica ya fue objeto de un artículo en Librestado por su atractivo sistema fiscal, que no grava las rentas obtenidas en el extranjero.

Este país trata las criptodivisas como «activos intangibles», es decir, bienes digitales; y existe un impuesto del 15 % sobre las ganancias de capital. Sin embargo, siempre que las operaciones se realicen en una empresa fuera del país, el importe no se grava, aunque se repatríe.

Y si tienes unos ingresos mensuales superiores a 2500 dólares, puedes obtener un visado «de alquiler» dirigido a emprendedores y autónomos. También existe el visado de nómada digital, que requiere unos ingresos de mínimo 3000 dólares al mes y otorga el derecho a residir en el país durante un año, con posibilidad de prorrogarlo un año adicional.

Malta

Conocida, al menos hasta no hace mucho, como la «isla del blockchain», Malta cuenta con una completa estructura que fomenta los negocios centrados en esta tecnología. Por ejemplo, el país reconoce el Bitcoin como «unidad de cuenta, medio de cambio o depósito de valor.

Tras unos comienzos fuertes, sin duda la isla se ha quedado muy atrás para quien quiere montar un negocio relacionado con la criptomoneda, pero sigue siendo interesante para particulares que no quieren pagar impuestos sobre sus beneficios cripto.

Malta no aplica el impuesto sobre las ganancias de capital a las criptodivisas siempre que la inversión esté planteada a largo plazo. Para los traders profesionales, la tasa es bastante alta —hasta el 35 %—, debido a que el país considera sus actividades como algo parecido al day-trading de acciones, a la que aplica la misma tasa.

De todos modos, el sistema maltés cuenta con opciones de estructuración, como las holdings, que permiten reducir drásticamente este impuesto. Los tipos finales pueden bajar al 5 % o incluso a cero, dependiendo de la estructura utilizada.

Por último, Malta tampoco grava los impuestos procedentes del extranjero siempre que no se transfieran al país o se utilicen en él. En este sentido, los beneficios del stacking, el lending o la minería quedan exentos de impuestos si se han producido fuera y no se introducen en Malta.

Tailandia

Con sus hermosas playas, exuberantes paisajes y gran proporción de ciudadanos globales, Tailandia se posiciona como un excelente destino para disfrutar de nuevos paisajes y culturas. Además, el sistema fiscal tailandés tiene estructuras más que interesantes para vivir libre de impuestos.

Al igual que otros países de esta lista, Tailandia no grava los ingresos procedentes del extranjero. Sin embargo, hay un detalle a tener en cuenta: estos ingresos solo se mantienen exentos si la repatriación de las rentas a Tailandia se produce fuera del año natural en que se obtuvieron.

Por ejemplo, supongamos que has obtenido un ingreso de 10.000 USD por transacciones de criptodivisas en 2022 y quieres gastar el dinero. Puedes utilizar una sociedad offshore y distribuir esos beneficios en forma de dividendos, pero solo estarán libres de impuestos si la distribución a Tailandia tiene lugar en 2023 (un año tras haberlos ganado).

Hong Kong

La política fiscal de Hong Kong tiene una característica distintiva: es un sistema fiscal territorial. Eso significa que no grava los ingresos procedentes del extranjero, lo que incluye las actividades con criptodivisas.

En general, los particulares no pagan impuestos por las transacciones con criptodivisas, mientras que los traders profesionales tributan bajo el régimen progresivo del impuesto sobre la renta.

En cuanto a las empresas, el impuesto de sociedades de Hong Kong solo grava los ingresos procedentes de actividades realizadas dentro de la región.

Actualmente, Hong Kong no cobra el IVA, por lo que las transacciones de criptodivisas están exentas de pagarlo. La ciudad tampoco grava las ganancias de capital, lo que implica que un inversor puede embolsarse todas las ganancias del trading con criptodivisas que realice allí.

Sin embargo, cuando se trata de empresas, las ganancias de capital por la venta de activos suele estar sujeta al impuesto de sociedades en determinadas circunstancias.

En cuanto a los ingresos, la legislación de Hong Kong establece diferentes casos para determinar si los ingresos generados por la actividad con criptodivisas están sujetos al impuesto sobre la renta. En primer lugar, es necesario determinar si están relacionados con bienes de capital o con acciones comerciales.

Si la actividad se destina a inversiones a largo plazo, los beneficios son de naturaleza patrimonial y están relacionados con bienes de capital. Por tanto, están exentos de impuestos en Hong Kong.

Sin embargo, los traders profesionales están sujetos al régimen progresivo del impuesto sobre la renta, ya que los beneficios de sus actividades están relacionados con el trading de acciones.

Croacia

El régimen fiscal aplicable a inversores en criptodivisas convierte Croacia en una opción bastante interesante, pues el país decidió no gravar las transacciones entre criptodivisas. Es más, pronto será posible pagar en cripto en los supermercados o la gasolina.

Croacia cuenta con una exención total de impuestos siempre que se mantenga la inversión un mínimo de dos años. Al contrario de lo que ocurre en países como España o Alemania, mientras no conviertas el cripto en fiat, aunque compres y vendas diferentes divisas cripto, no se considera que hayas tenido una ganancia de capital. Es decir, durante los dos años, el inversor puede obtener sus beneficios a través del trading, dejarlo luego en una stablecoin y esperar a que se cumpla el plazo.

Por ejemplo, imagina que compras 10.000 USD en Bitcoin hoy (02/05/2022) y haciendo trading conviertes ese capital en 100.000  USD. Luego coges el beneficio y lo guardas en tu wallet en alguna criptomoneda estable vinculada al euro o USD. Si esperas al 01/05/2024 para convertir ese dinero en fiat, no pagarás ningún impuesto. Además, aunque realices otras operaciones más adelante, la fecha de inicio a efectos de la exención fiscal será siempre la de la primera compra de cripto.

De todas formas, si necesitas retirar el dinero antes de pasado el período de dos años, tendrás que pagar un 10 % de impuestos sobre los beneficios, un tipo que sigue siendo bastante atractivo.

El único problema es que Croacia grava otras fuentes de ingresos procedentes de las criptodivisas, como el stacking, el lending o la minería; a las que aplica un impuesto sobre la renta progresivo del 20% hasta los 45.000 USD.

Concluyendo

El mercado de las criptomonedas sigue siendo muy joven, y las regulaciones aún se están construyendo día a día. Algunos gobiernos tachan las criptomonedas de amenaza y han establecido fuertes impuestos, mientras que otros han creado un entorno más acogedor para las empresas e inversores que trabajan con criptodivisas.

Si te interesa este tema y estás pensándo emigrar para ahorrarte legalmente impuestos sobre tus beneficios cripto,debes tener en cuenta toda esta info para tomar la mejor decisión.

Previous
Next
Previous
Next